Sobre el Blog

Los Descos no es el primer blog que tengo.

Una vez, siendo más joven, me hice uno. Y me podrían torturar psicológicamente y físicamente y auditivamente y no conseguirían que me acordase de cómo se llamaba.

Sí me acuerdo de qué iba. Hacía entradas graciosas (según el estándar de humor que yo tenía a los 16 años, que no ha cambiado mucho, aunque he empezado a pensar un poco menos en tetas estos últimos años): en algunas parodiaba a otros blogs y en otras hablaba de viajes en el tiempo y películas muy cutres que me había gustado. Le cogí cariño a aquel blog de la misma manera empática en que se coge cariño a los pies de uno mismo. Pero no hay nada más feo que un pie ajeno. Supongo que no os gustaría aquel blog.

Sin embargo hay una manera de entrar. Ponía como tags de las entradas conceptos pornográficos muy específicos como “penes peludos” o “ancianas sexuales que fuman”. De este modo tuve un influjo grandísimo de visitas de depravados a las tres de la mañana y, con una responsabilidad que no estaba preparado para soportar, probablemente hice que alguno reevaluara su vida. En cualquier caso, a causa de esto, una foto mía (en la que salgo vestido y tal) es uno de los resultados de búsqueda de “penes peludos” en Google Imágenes. Antes era el primer resultado, pero con los años se ha ido enterrando. Quien quiera ver mi antiguo blog tendrá que soportar decenas de páginas de penes peludos de verdad para llegar a su destino. Esos penes son mi Cancerbero.

Quien llegue a mi antiguo blog, será merecedor de la basura que va a encontrar ahí escrita.

Divago.

Este blog no tiene nada que ver con el antiguo. Este blog es literario. Voy a escribir cosas en él en plan serio.

Pero.

Soy un puto vago. Es una de las características que más me definen. Mis intenciones son nobles ahora, pero me cansaré. Y las nuevas entradas llegarán con cuentagotas. Y llegará un momento en que la gente me inste a seguir haciendo entradas. Iré a lo fácil. Y volverán los penes peludos.

Puede que no, ¿eh? Igual soy capaz de mantener este proyecto con la seriedad que merece.

Sea como sea, ahora estoy motivado. Si leéis esto al principio de mi andadura bloguera, estáis en la época de oro de este blog. A partir de aquí es cuesta abajo. Probablemente.

Disfrutadlo.

Saúl Fernández

(Siempre encontré cierta arrogancia en suponer que a la gente le tiene que gustar lo que escribe uno. A mi novia le gusta lo que escribo. Y a mi abuelo también. Y a mi perro Sancho le leo mis cosas en voz alta y me mira como si me entendiera, porque es muy salao. A los demás no os puedo pedir que lo disfrutéis. Pero eso como vea cada uno. Eso sí, ponedme comentarios bonitos, porfi. Fingid. Volvedme un egomaniaco)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s